jueves, 11 de junio de 2009

Venid, os espero, debajo de un dolmen







Estoy recibiendo muchos mensajes solicitando que aclare dónde se encuentra Tellerda, pueblo al que estáis todos invitados a tomar un vino con magras y que al ser tan pequeño, entiendo que no aparezca en muchos mapas. Supongo que todos sabéis que está en la provincia de Huesca, en el Sobrarbe, al norte de Aínsa, siguiendo por el camino que va a Francia, en las faldas de Cotiella (2.912 m).


Os aporto un plano de Sobrarbe, donde aparece. Si fuera un virtuoso de la ilustración, como el Sr. Ubé, resaltaría Tellerda para una más rápida localización, pero si miráis al centro lo encontrareis. Ya sabéis la famosa cantinela: “Verás que misterio, pronuncio Sobrarbe y digo Aragón”, con lo que Tellerda es el mismísimo corazón.

Una vez que lleguéis al pueblo, lo primero que encontrareis es la fuente de cuatro caños y una calle empinada que sube hasta la Plaza Mayor, donde está la iglesia románica levantada en honor a Santa Orosia. Si en vez de subir por esa calle, seguís por el mismo camino que viene desde Aínsa, a la izda tenéis “La taberna del Zarpas”, y justo enfrente, otra calle que también sube a la plaza. Es en esa calle, en la primera que la cruza hacia la derecha, donde está Casa Berbi, enfrente de Casa Raso y al lado de la tienda de la herrería. Los Picón viven en esa calle igualmente, hacia el otro lado, subiendo hacia la izquierda.

No quiero liaros más, en el fondo en un pueblo con tan pocas lumbres, basta con preguntar al primero que veas y te sabrán indicar. Algunos me apodan “ El nieto del cucho” y otros “el escritor de Casa Berbi”. Os espero. Tal vez también queráis ser tellerdanos.


5 comentarios:

angelicamorales dijo...

Recojo el guante, primo.
Lo mismo un día me planto en Tellerda y me despacho dos copas de vino en compañía del virtuoso de la ilustración, es decir, del señor Ubé que ya se ha hecho visible a pesar de su empeño de pasar desapercibido.

Saludos de fiesta

EDU dijo...

Oye, muy agradecido por los elogios. Precisamente esta mañana pasé por aquí desde el Blog de Angélica. Eso es red de redes. Me quedé sorprendido.
Va a ser cuestión de investigar esos parajes montañosos donde os recluis.
Estamos en contacto.
Un abrazo
Edu

El hombre invisible dijo...

Pues si con ese traje color champán casi se cae del asiento, con esta otra imagen ( http://www.flickr.com/photos/11909118@N07/3198155749/ ) seguro que se cae por la ventana. Gracias por sus visitas y alabanzas que son, como diría la grande et excelsa Angélica Morales, "totalmente merecidas". Lo de apuntarnos a unos vinos Tellerda delo por hecho. Eso sí, no serán dos copas sino dos botellas, o tres si me apura.

Luis Borrás Dolz dijo...

Llegaría hasta Tellerda con el ánimo del vagabundo, por caminos y veredas. Lo encontré, tal y como me dijiste. Las calles estrechas, el fuego, cálido, junto a las cadieras. El vino recio, en jarra de barro, de Naval. Mi primer brindis fue por encontrarte. El último, por volver a Tellerda.

Anónimo dijo...

Y supongo no estaras sintiendo girar y girar el plante como tu cuna pequeña se mece bajo las estrellas.
Me sonaba mas el de Tella, pero muy agradecido por la invitacion y más contento al comprobar como nos vamos acercando.
Ganas tenia de ir concretando!
Luego te pasare una foto que espero reconozcas, pues desde Tellerda tienes que contenplarla.
Un abrazo muy fuerte y sigue, busca tu barco velero.