miércoles, 4 de febrero de 2009

Mi camisclo azul

Ilustración: Sr. Ubé








Me gusta pasear la hora que antecede a la lluvia. El cielo está cubierto de algodón gris que endurece mi espíritu y aclara mi mente. El aire corre limpio y huele a tierra, es tibio y me libera la serenidad. Ayer llovió. Una hora antes, yo paseaba por los montes de Cerrocid, algodonando, aclarando, limpiando, oliendo y liberando. Normalmente cuando entro en casa lo hago calado hasta las entretelas, pero ayer no. Ayer me senté en el monte y dejé que la lluvia me purificase, suave al principio, violenta al final.


Cesó el agua y me incorporé. Fue entonces cuando creí verlo entre las piedras ladera abajo. Caminé hacia él y lo observé en cuclillas sin tocarlo, hasta que no tuve duda y lo cogí. Era un camisclo azul claro, muy raro de ver, y más de conseguir. Con-ten-to, de haberlo encontrado, al principio no pensé en podérmelo quedar, seguramente tendría dueño y que por alguna extraña razón lo habría extraviado, pero seguro sólo temporalmente.


Pasaron las horas e incluso días, y nadie lo reclamó. Empecé a hacerlo mío, y nos fuimos acostumbrando el uno en el otro, con corrección, asumiendo que en cualquier momento nos podrían separar. Incluso los fines de semana y vacaciones, yo viajaba con mi familia, dejándolo solo en casa, pero a mi regreso lo encontraba mas crecido, más fuerte, mas necesitado de mi... y lo peor, yo de él.


Caímos el uno en el otro. Sin llegar a creerme su dueño, por ser imposible y por lo difícil de que algo tan bello y hermoso pudiese ser para mi, un hombre normal, de los que pasan desapercibidos, común. Se veía mejor conforme yo me entregaba a su cuidado, pidiéndome más charla, más entrega, que yo le daba abandonando mis quehaceres rutinarios, pero encontrando una ilusión en mi interior que hacía mucho tiempo que no sentía, si es que llegué alguna vez a sentirla.


El camisclo, fue creciendo con el tiempo, musculándose, ocupando espacio, hasta alcanzar el techo del salón y presionarlo de forma que lo comenzó a agrietar. Esa fue la primera crisis, pues tuve que enfrentarme a toda mi familia para no talarlo, costeando la apertura de un agujero, a modo de chimenea que llegase hasta el tejado. Pero como ser maravilloso, vio mi angustia y se hizo florecer cuatro brotes, rojos, para que pudiese regalárselos a mi esposa y tres hijos, así, cada cual tuviese su camisclo propio, pudiendo disfrutar de la misma forma que yo lo hacía.


Después llegarían sus plantaciones en el jardín y los siguientes meses fueron los más felices. Todos encontramos nuestros gemelos en los camisclos, nos hicieron convivir en el amor, comulgando en la tranquilidad de la vida entre el jardín y el salón. Durante el verano pasábamos el día bajo sus sombras, parloteando con ellos y comiendo sus generosos frutos. Para septiembre, decidimos no podarlos y dejar que se uniesen las yemas fundiendose en un solo ser, llevando las ramas mas largas a injertarlas con las del azulado ser que habitaba en casi toda la casa ya. Aquel año, el invierno fue crudo, y todos bajamos nuestra actividad, como adormecidos, sin apenas comer y mucho dormir, esperando una primavera.


Llegó con la fuerza vital del mover de la savia, rebrotando en nuestros cuerpos, para abonar, recolectar y comer más fruta que nunca. Mis hijos dormían bajo las hojas de sus camisclos, y mi esposa... mi esposa hacía meses que no yacía conmigo, sino en una rama gruesa con forma de cama. Yo empecé a criticar nuestros hábitos a mi adulto camisclo azul, que siempre terminaba por convencerme de que todo eran malentendidos y reticencias infundadas. Supongo que mis comentarios fueron subiendo de tono, hasta que un día llegué a amenazarles con la poda indiscriminada si no volvíamos a nuestra vida humana cotidiana de antaño. Esa misma noche, oí mucho trasegar de hojas y ramas, temiéndome lo peor, encerrándome en mi cuarto.


A la mañana siguiente, al abrir la puerta, la encontré tapiada por un fuerte brazo leñoso rojo, y las ventanas por otro azul. Lo comprendí. Venían a por mí, eran ellos o yo. Tomé con las dos manos el hacha que guardaba bajo la cama, y partí la roja madera, viendo surgir la resina amarillenta a cada golpe que daba. Al salir, me dirigí recto al salón, y mirando a la cara del viejo camisclo, que me pedía calma y sentido, le corté la boca de un tajo, talándolo en la base, hasta segarlo de parte a parte. Algunas ramas intentaron lo inevitable, pero yo ya blandía el hacha contra todo, emborrachado de sangre y venganza, un frenesí de levantadas de acero y caídas de muerte, hasta que agotado caí sin sentido.


Me desperté mojado de lluvia, fue entonces cuando creí verlo entre las piedras ladera abajo. Caminé hacia él y lo observé en cuclillas, sin tocarlo, hasta que no tuve duda y lo cogí. Era un camisclo azul claro, muy raro de ver, y más de conseguir.

7 comentarios:

PLCF dijo...

Bonito cuento. Creo que esta noche voy a soñar con mi camisclo.

Luis Borrás dijo...

Efectivamente, un cambio de registro, pero igual de bueno que los demás.
Inquietante y acertado final.
Un abrazo de cuatro palmadas en la espalda.

El hombre invisible dijo...

Casi no distingo el cardo botijero. Pero gracias por utilizar mi imagen. La factura se la pasaré por mensajería (una mozuela de Tellerda que hace repartos con patines).

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con el señor Borrás, el final es lo más sorprendente. Ese golpe de efecto es lo que necesita un buen relato. Nada es lo que parece ni lo que uno imagina.
Va usted por buen camino, ya sea solo o acompañado por su camisclo.

Saludos de lluvia tozuda

angelicamorales dijo...

Perdón, el anónimo soy yo. Algo huele a podrido en Dinamarca.

Edu dijo...

Estaba dispuesto a escribirle un comentario, como el que más; pero el olor a tierra mojada se me incrustó en la fosa napial. Y venga a buscar palabras ingeniosas, pero el olor a tierra mojada, joder, es que soy de ciudad. Lo intenté de nuevo, sin embargo fíjese, el olor a tierra mojada me pudo.
Yo de membrillos de colores sí, pero de camisclos, ni papa.
Honestamente, creo que es su mejor relato en este: nuestro Blog. Y no crea lo contrario, me los leí todos.
Soy Edu; un saludo desde el anonimato.

angelicamorales dijo...

Bueno, primo, ya puede decir que ha publicado en un periódico. Acabo de leerlo frente a un café con leche corto de café y en vaso (soy así de exigente, qué le voy a hacer)
Tellerda siempre es deliciosa, pero tiene usted razón, a pesar del lujazo que es poder leerle, no es espacio para sus escritos. Es como si alguien publicara una historia desde el vacío, sin anclajes. A veces los periódicos tienen esas cosas, que encesitan historias exprés que empiecen y acaben, como la del señor Lozano.
Aún así, no se enfurruñe. Ha estado a la altura de un ciprés. Y muy bien arropado, por cierto.

Saludos de alma cándida