sábado, 14 de febrero de 2009

NIBAN

















Este relato ha sido incluído en el libro "Viento"
__________
Fotografía: Carlos Manzano

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien pequeño... parece que no sólo te deslumbra Tellerda y encuentras otras "musas",que por cierto creo que buena falta te hacen para otros menesteres.
La verdad esta muy logrado y se aprecian claramente tus avances.
Un abrazo muy fuerte y enhorabuena.

EDU dijo...

Ritos ancestrales y espiritualidad oriental. Explorando nuevas sendas que han de llevarte, a la fuerza, a la cima más alta.

Luis Borrás dijo...

Distinto. Con el ritmo de una leyenda. Pero a mí me queda demasiado lejos. Me he hecho un lío con los nombres. Soy un tipo de ciudad que prefiere los personajes y paisajes de Tellerda.
Un enorme abrazo.

Mario dijo...

El chucho, condición indispensable para tener un amigo durante unos 14 años, un recuerdo maravilloso durante el resto de tu vida y la casa siempre llena de pelos...
Me pongo con el samurai. Que también me toca de cerca, durante años practiqué aikido, y aunque ahora no saco el tiempo que debería, nunca olvido el camino...

El hombre invisible dijo...

En realidad lo que cuentan que pasó en Niban ocurrió en Nabin, mítico territorio inexistente cercano a Leuret.

Señor Morales, me sorprende su orientalismo. Algo había notado en lo oblícuo de sus ojos, pero pensaba que era producto de los gintonics ingeridos.

Siga por ese camino y llegará lejos (el otro está cortado por obras).

Mario dijo...

Se huele el verde y las casas con paneles de papel de arroz...